La misteriosa mujer. by Beily
Summary: Shannon y Kelly Gibbs, no murieron, vivieron en protección de testigos durante más de 15 años... a espaldas del resto de su familia, Jethro y Tony Gibbs, ¿Qué pasará cuando dos "desconocidos" se conocen en un bar? ¿Cómo cambiará la vida de los varones Gibbs?
Categories: Gen, Non-English Characters: Ziva David, Timothy McGee, Leroy Jethro Gibbs, Donald Mallard, Anthony DiNozzo, Abby Sciuto
Genre: Alternate Universe
Pairing: None
Warnings: None
Challenges:
Series: None
Chapters: 4 Completed: No Word count: 5140 Read: 9933 Published: 08/18/2011 Updated: 08/18/2011
Story Notes:
Sí, este también es un "Father/Son" entra Gibbs y Tony, realmente adoro ese tipo de historias, (Mi adicción comenzó cuando leí por primera vez With Honors de WCUGirl) Espero que les gusten. ¡Disfrutad! Beily^^

1. La misteriosa mujer. by Beily

2. 2. by Beily

3. 3. by Beily

4. 4. by Beily

La misteriosa mujer. by Beily
Author's Notes:
Shannon y Kelly Gibbs, no murieron, vivieron en protección de testigos durante más de 15 años... a espaldas del resto de su familia, Jethro y Tony Gibbs, ¿Qué pasará cuando dos "desconocidos" se conocen en un bar? ¿Cómo cambiará la vida de los varones Gibbs?
Capítulo 1.
Era un frío viernes de diciembre, Tony DiNozzo decidió que era el mejor momento para una copa. La semana había sido complicada, uno de esos casos que le hacía recordar lo miserable que era su vida antes de conocer a Jethro Gibbs, su padre. Tony llegó a un local, parecía tranquilo, algo que que él adoraba en días como estos, era el bar más encantador que había visto en su vida, en el centro del local se encontraba la pista de baile de la que colgaba una gran bola de espejos y algunas luces de colores, en un lado del local había un par de pequeñas mesas con sus respectivos sillones, al otro lado del local se encontraba la barra en la que había una gran selección de licores. De fondo se escuchaba una tranquila música jazz, caminando un par de pasos, Tony se acercó a la barra y pidió un whisky con hielo, odiaba beber...se prometió a él mismo que nunca sería un hombre como Senior, su padre biológico, sentía que su corazón latía a mil por hora al recordar a su padre...en casos como estos desearía no haber nacido, las últimas palabras que su padre le regaló antes de repudiarlo se hicieron eco en su cabeza..."Acabarás en la cuneta, Anthony...", se preguntaba por qué, recuerdos que queria enterrar en el fondo de su mente surgían ahora. Tony salió de su tren de pensamientos al chocar con algo...ó alguien, levantó la vista y encontró a la chica más hermosa que sus verdes ojos pudieron ver, "-Disculpeme por favor...no, no lo había visto..."-dijo la chica un tanto apenada, "Oh, no, por favor disculpeme a mi...fue mi culpa...estaba...un tanto distraído"-Dijo Tony mientras sacaba su pañuelo de su bolsillo y se lo entregó a la chica "-Gracias"-dijo la chica mientras una sonrisa se dibujaba en su rostro."Mi nombre es Tony...Tony DiNozzo"-dijo Tony mientras tendía la mano a la chica "-Encantada, soy Susan McDonald"-dijo Susan con una sonrisa tímida. Susan era una chica alta, guapa, delgada de tez oliva, castaño largo castaño y grandes ojos azules, unos ojos que extrañamente eran muy familiares para Tony. Susan miró a Tony muy apenada, "-Oh mire como le he puesto el traje"-dijo Susan mientras limpiaba el traje de Tony, este la detuvo cogiendola de la mano.
"-Oh, no es nada...es sólo una pequeña mancha...nada que no se arregle...le invito a una copa,¿vale?"-dijo Tony mientras una de sus grandes sonrisas mil vatios jugaba en sus labios, la primera sonrisa verdadera que había regalado en mucho tiempo...Tony se acercó a la barra y pidió dos copas, una vez que tenía las copas Tony se acercó a Susan, "-¿Nos sentamos-preguntó Tony señalando el lugar donde se encontraban las mesas. Se sentaron y un silencio incomodo se apoderó de ellos. Susan fue la encargada de romper el silencio,"-Así que...¿A que te dedicas, Tony?"-preguntó mientras tomaba un sorbo de su copa, Tony la miró, "-Soy agente federal, trabajo para el NCIS"-dijo Tony mientras sonreía timidamente, Susan la miró sorprendida, "-¿Y tú?"-preguntó Tony.
"-Soy médico en Bestheda"-Comentó Susan, Tony la miró un poco confuso," ¿En Bestheda?...¿eres militar?-Preguntó Tony, "-No, no soy militar, pero mi padre era marine, creo que era sargento de artillería, murió cuando yo tenía unos ocho años..."-Explicó Susan con el rostro sombrío. "-Oh...vaya lo siento mucho, sé lo que se siente al perder a alguno de tus padres..."-Comentó Tony,"-¿Has perdido a tus padres?-Preguntó Susan con una nota de miedo en su voz, "Mi...madre murió cuando tenía siete años...mi padre estaba demasiado borracho para ocuparse de mí...así que pasaba la vida en internados y campamentos de verano..."-dijo Tony apartando la vista de los ojos de Susan.
"-Lo siento mucho Tony...tuvo que ser muy duro..."-Susan acarició la mano de Tony, él la miró y dio una pequeña sonrisa tímida. "Fue duro, afortunadamente a los trece años me adoptaron mi padre...y...eh..."-Dijo Tony mientras sentía que las lagrimas estaban a punto de caer de sus ojos. "-Perdona Tony...por desenterrar viejos recuerdos."-Dijo Susan mientras tomaba su copa para beber.
"-oh, no pasa nada...¿Qué especialidad tienes?..osea quiero decir, nunca te he visto en Bestheda...y es como...si fuera el paciente estrella...-balbuceó Tony con una sonrisa timida en sus labios. Susan reía, "Oh...soy pediatra, es posible que por eso no me hayas visto nunca...muchas heridas de bala, supongo...-comentó Susan. "-Entonces...¿te gustan los niños?-Preguntó Tony mientras bebía de su copa. "Oh, sí...me encantan...¿a ti no?"-Preguntó Susan. "-No...la verdad es que no..."-Comentó Tony mirando a los ojos de Susan...esos ojos que le resultaban tan extrañamente familiar.
"-Seguro que eres hijo único ...¿Nunca tuviste hermanos?"-Preguntó Susan muy intrigada por la respuesta de Tony a esta pregunta. Al escuchar esta pregunta, Tony sintió que su corazón se partía en dos, recuerdos de una pequeña niña de ojos azules asaltaron su memoria, sintió que sus ojos se nublaban con pequeñas lágrimas y se aclaró la garganta, "-Tuve...una hermana, era hija de mis padres adoptivos...ella murió cuando tenía ocho años"-Comentó Tony tomando un sorbo de su copa.
"-Esto...lo siento mucho Tony, supongo que sería un duro golpe para...tus padres, y para ti."-Comentó Susan sonriendo tristemente. Al escuchar esto, la mente de Tony volvió a ser asaltada, pero esta vez por recuerdos de una mujer peliroja de ojos verdes, "-¿Tony, te encuentras bien?"-Preguntó Susan con un atisbo de preocupación en su voz. Tony se aclaró la gargante intentando por todos los medios frenar las lágrimas que amenazaban con caer de sus ojos. "-Perdoname, si te ha molestado mi comentario..."-Susan fue interrumpida por Tony, mirandola con ojos cristalinos, "-Mi..madre también murió con mi hermana...en un accidente de tráfico.-Dijo Tony con voz ronca por todas las emociones que cruzaban por su cuerpo al recordar la verdadera causa de la muerte de la única mujer que había conocido como madre y de su pequeña y querida hermana. "-Vaya...lo siento mucho Tony."-Comentó Susan mientras tomaba la mano de Tony y volvía a acariciarla.
"-Y...¿Qué hay sobre ti?-Preguntó Tony mientras daba una sonrisa triste a Susan, "-Pues...vivo en un apartamento en el centro de la ciudad, soy hija única...mi padre murió en combate y la única familia que tengo es mi madre...y ya sabes...trabajo como pediatra..."-Susan sonrió, Tony la miró y sonrió esta chica...Susan, había algo de misterioso en ella pero también había algo familiar en ella, algo dolorosamente familiar en ella, ese misterio era el que más le atraía de ella. Estuvieron un rato hablando y riendo hasta que Susan dio una mirada de disculpa y dijo: "-Ha sido una gran velada...pero debo irme"-Con eso Susan se levantó, pero fue detenida por Tony que estaba agarrando su mano,"-Espera...¿volveré a verte?"-Preguntó Tony mientras sus ojos tenían una chispa de esperanza. Susan sonrió y buscó en su bolso un lápiz y un papel, rápidamente garabateó algo en el papel y se lo entregó a Tony, "-Este es mi telefono...estaré encantada de volver a verte."-Susan dio un beso a Tony y lo dejó sentado en la mesa mirando un poco asombrado el papel, Susan sonrió para sus adentros, era como esperaba encontrar a Tony..."su Tony". Al salir del bar sacó su telefono móvil y llamó, "-¿Mamá?...¿Sí?...soy yo...ajá...lo he encontrado..."
End Notes:
Sí, este también es un "Father/Son" entra Gibbs y Tony, realmente adoro ese tipo de historias, (Mi adicción comenzó cuando leí por primera vez With Honors de WCUGirl) Espero que les gusten. ¡Disfrutad! Beily^^
2. by Beily
Capítulo 2.
Las semanas pasaron con ellas las noticias sobre Susan, Tony no había sabido nada de ella en varias semanas, incluso llamó a su teléfono, pero este sonaba sin respuesta...algo que realmente le preocupaba, ¿y...si le ha pasado algo?, "-Oh, vamos aceptalo Tony...eres mayor para andar de flor en flor"-Comentó en broma Ziva, sacándolo de sus pensamientos, "-Oh...vamos Zee-vaah, ¿Celosa?"-él regaló una de sus sonrisas DiNozzo, Ziva hizo una mueca intentando picar a Tony, en ese momento Gibbs apareció desde el ascensor, "Marine muerto en Norfolk, coger vuestros equipos"-ladró en su tono habitual de marine, Tony recogió su mochila pensando en la misteriosa mujer que hace tantas semanas robó su corazón y en la forma tan misteriosa en la que había desaparecido de la faz de la tierra, con un último pensamiento en mente salió de la sede del NCIS hacia su destino..."¿Y si...?"
~NCIS~
Kelly Joanne Gibbs más conocida como Susan Mary McDonald, identidad que le fue asignada hace cerca de veinte años con aquel fatídico día en el que casi le cuesta la vida a su madre y a ella. No lo recordaba con claridad pues sólo era una niña de ocho años a la que se prohibió tener una vida junto a su padre y hermano, a la que se obligo a vivir en una gran mentira, Kelly Gibbs murió aquel día de hace tanto tiempo, todo cuanto tenía pertenecía a Susan McDonald, el apartamento de Susan, la carrera universitaria de Susan, el trabajo de Susan...ya no se sentía como Kelly Gibbs, toda su vida era una gran mentira, desde que conoció la historia de su verdadera vida, su pasado, ella había estado obsesionada con encontrar su pasado, su padre, su hermano, estaba cansada de vivir como Susan McDonald, estaba cansada de vivir una gran mentira. Había logrado encontrar a su hermano, pero...¿qué hay de su padre?, no había logrado oír nada de él...a veces pensaba que la tierra lo había tragado ese día, ¿abandonó a Tony?, no...no podía pensar en eso, su padre era -es- un gran padre, un gran hombre...siempre solía pensar en sus cariños cuando estaba deprimida le hacía sentir mejor...su vida era muy injusta, había estado buscando alguna noticia de sus chicos desde los dieciocho años, diez años de su vida dedicados a buscarlos, pero por otra parte su madre tenía razón...era muy injusto que después de veinte años se presentara en sus vidas, quizás papá se casó...tuvo más hijos y sus recuerdos junto a ella fueron enterrados en aquellas falsas tumbas...es inevitable, pero la vida no es justa...
~NCIS~
El caso fue resuelto en un par de horas, fue un caso simple, un marine que había decidido poner fin a su vida...Ducky había comentado que nunca era bueno acabar con tu vida...pero Tony en ocasiones pensaba que era lo mejor...sería fácil, coger un día, su arma ponerla en la cabeza y...¡pum! todo el sufrimiento acabó, no era la primera vez que había pensado en acabar con su vida, su primer pensamiento suicida fue con tan solo nueve años...no es fácil crecer con un padre que te recuerda lo inútil y estúpido que eres continuamente y que te trata peor que un trapo sucio...afortunadamente todo eso había cambiado al conocer a Gibbs, su padre, el único padre que jamás había conocido, con él había aprendido a amar y a ser amado, y había experimentado que se siente al ser un hermano mayor del que dependía una pequeña persona, su pequeña niña. Tony suspiró, durante las últimas semanas su mente vagaba a los recuerdos de su mamá y su hermanita, pensaba en como sería su vida si aún las tuviera a su lado, en como hubiera sido Kelly ahora. Él sonrió pensando en que seguramente su hermanita hubiera crecido dando lugar a un mujer hermosa, la más hermosa del mundo...
Las paredes de su apartamento se cerraban sobre él, sentía la necesidad impetuosa de escapar de correr, correr muy lejos, olvidarlo todo...en su mente bailaban miles de recuerdos, el día de la muerte de sus chicas, la sensasión de abandono que sintió cuando su padre lo dejó para irse a México, Kate...¡oh Kate!...él debería haber recibido aquel maldito disparo de Ari en lugar de ella...su ángel, la segunda vez que su padre lo abandonó por aquella maldita explosión, se volvió a ir a México...reviviendo todo el dolor que sintió al perder a las chicas...abandonando a la única familia que le quedaba, él, afortunadamente volvió de México...aún que las semanas siguientes de la vuelta de Gibbs había sido muy dura para él...todavía no recordaba parte de la vida vivida tras la muerte de las chicas...para Gibbs, su mente se basaba en una sola cosa...la muerte de su familia.
Ya no aguantaba la presión que sentía en su apartamento, cogió las llaves del coche y decidió dar un paseo sin rumbo por la ciudad.
~NCIS~
El ánimo en el sótano de Gibbs tampoco era muy bueno, en sólo unas horas sería el aniversario de su segundo matrimonio...no es que no se llevara bien con Emily, de hecho le encantaba, cuando no estaba bebida y no intentaba pegarle con un palo de Golf en la parte posterior de su cabeza. Esto se había convertido en toda una tradición, Emily lo llamaba como una loca y su teléfono móvil siempre acababa en algún tarro lleno de disolvente...su mente hoy vagaba al lado de su hijo...lo había notado muy extraño estos últimos días...Tony era muy buen agente, aún que siempre había que darle una palmada en la parte posterior de la cabeza para encaminarlo...pero últimamente estaba muy distraído, en la última semana Gibbs había tenido que dar más cantidad de palmadas en la cabeza que en todo los ocho años que llevaba en el NCIS trabajando...aún que había estado con él hace escasamente dos horas, su instinto le decía que no andaba algo bien, pero...¿Qué será?
~NCIS~
El paseo sin rumbo de Tony acabó justo delante del cementerio, evidentemente no era el mejor lugar para pasear...pero sin duda alguna Tony necesitaba hacer una visita a sus chicas, se lo debía a Kelly, ya que hace algunos días fue su cumpleaños...veintiocho años, de los cuales veinte se lo había pasado allí...bajo tierra. Al llegar a una poca distancia de donde se situaba las tumbas se llevó una gran sorpresa, allí justo entre medias de la tumba de su madre y hermana estaban dos mujeres, una a la que no conocía de nada, de una edad similar a la de su padre, pero con una hermosa y larga cabellera pelirroja, y la otra chica mucho más joven que la anterior era claramente Susan, él miró la escena que se desarrollaba ante sus ojos muy confuso, pero antes de que pusiera reaccionar sus pies ya estaban haciendo su camino hacía el lugar donde se encontraban sus chicas, al llegar se aclaró la garganta provocando que las miradas de ambas mujeres se posarán sobre él.
"-Tony..."-Susurró Susan, él frunció el ceño, "-Susan...¿Qué...qué haces aquí?"
End Notes:
Disfruten! :)
3. by Beily
Capítulo 3.

Tony miro con asombro a las dos mujeres que se asentaban a los pies de las tumbas de Shannon y Kelly. La joven era claramente Susan, la joven que había conocido días atrás en aquel bar, pero no era ese el nombre que había salido de la boca de la otra mujer, a la que aún no había podido ver el rostro. "-Ya está bien...Kelly, te prohíbo volver a verlo"- decía la mujer más anciana sin darse cuenta de la presencia de Tony en el lugar. "-No es eso mamá..."-decía Kelly muy nerviosa. "-¡Basta Kelly! ¿No te das cuenta? tu padre...tu hermano...tienen una vida y nosotras no tenemos ningún derecho a entrometernos en ella"-Dijo la mujer mayor al borde de las lágrimas. "-Tienes que entenderlo Kells, Shannon y Kelly Gibbs...están muertas ante los ojos de la sociedad estamos muertas...y nada se puede hacer."- continuo diciendo la anciana señalando a las dos tumbas delante de ella. Un sollozo ahogado hizo a las dos mujeres mirar hacia atrás, para encontrar a un muy pálido Tony DiNozzo. El joven miraba atónitamente a las dos mujeres ante él negando frenéticamente con la cabeza.- No...esto no puede ser cierto...tiene que ser una broma...-pensó el joven . "-Tony..."- Dijo la joven Kelly acercándose a él. "-¡No me toques!- exclamó el joven aún pálido por la vista que tenía ante él...
"-Tony cariño...escúchame... déjame explicarte..."-Dijo la mujer más anciana acercándose al joven, el que se apartó bruscamente en su toque. "-¿Mamá?"-Preguntó el joven frunciendo el ceño, Shannon se volvió a acercar al joven sonriendo. "-Esto...esto...tiene que ser una broma, ¿verdad Susan?"-Dijo el joven asintiendo con la cabeza..."-Y si lo es...no me está gustando"- continuó el joven diciendo levantando la voz con enojo. La más joven de las mujeres se acercó a Tony, el joven se apartó bruscamente de ella, cayendo al suelo y golpeándose la cabeza. Lo último que vio el joven antes de caer en la inconsciencia, fue las caras de unas muy preocupadas Shannon y Kelly Gibbs.


xxx


Como cada noche Gibbs se dejaba caer en su rutina, sótano, barco y bourbón, era una rutina simple...el ex marine se dejaba vagar por miles de recuerdos, era efectivo, sobre todo en días complicados, hoy era un día complicado, aún que fue un caso simple, un suicidio... Gibbs no podía entender como un joven tan valiente como el soldado Meyers, pudo acabar con su vida de la forma en la que lo hizo, lo tenía todo, juventud, trabajo, y toda una vida por delante con la que decidió acabar. Aún que le costaba reconocerlo, el ex-marine, había pensando alguna vez en acabar con su vida, fue aquella época en la que había perdido todo cuanto le importaba, su familia, Shannon y Kelly habían muerto y Tony...simplemente desapareció sin dejar rastro, Gibbs comenzó a trabajar en el NCIS, así sería más fácil averiguar el paradero de su hijo... palo tras palo, el destino caprichoso, quiso cambiar años después, cuando uno de sus casos se cruzó con el departamento de policía de Baltimore, donde encontró al joven detective Tony DiNozzo. Al principio Gibbs no lo conocía, ¿Cómo podía hacerlo? La última vez que lo vio era un pequeño niño...pero su instinto le decía que había algo...vagamente familiar en él y al fin y al cabo...¿Cuándo se equivocaba su instinto?
El intinto del ex-marine, hoy día se encontraba en estado de alerta, no entendía por qué...
Se había asegurado que todos y cada uno de sus agentes estuvieran en casa, sanos y salvos...todos menos...¡Tony!, maldita sea, ¿cómo pudo olvidarse de su hijo?
Gibbs se golpeó mentalmente la cabeza y cogió las llaves del coche para emprender su camino hacia la búsqueda de su hijo...


xxx


Las cosas por el cementerio no iban muy bien...Tony se había golpeado la cabeza y yacía inconsciente en el suelo, mientras Shannon y Kelly se convertían en más y más nerviosas con cada minuto que pasaba.
"-¡TONY!"-Gritó alguien rompiendo el silencio de la noche. Shannon reconocería esa voz en cualquier lugar...era la voz de Jethro...su Jethro.
"-Kelly, tenemos que irnos..."- dijo la anciana, mientras se apartaba del lado de su hijo.
"-¿Qué? ¿Por qué?"-Preguntó la joven muchacha, sin apartarse del lado de su hermano.
"-Kells...escúchame..papá está aquí...él se hará cargo de Tony, debemos irnos...no podemos entrometernos en sus vidas..."-La más anciana dijo besando dulcemente la frente de su hijo, la joven asintió y besó también en la frente, y muy dulcemente a su hermano, tras eso, ambas mujeres abandonaron el lugar con miles de lágrimas en sus ojos...


xxx


Gibbs había buscado por todos los lugares más frecuentados por su hijo, su apartamento, la tienda donde comparaba sus DVDs, incluso el bar y la pizzeria favorita del joven pero nada...no había rastro de él. El ex-marine no sabía donde más buscar...salvo... no, Gibbs no pensaba que Tony estuviera allí...vale que fuera el aniversario de la muerte de Shannon y Kelly...pero Gibbs no creía que Tony estuviera en el cementerio...pero...que se pierde por intentarlo, ¿verdad?
Con ese pensamiento, el ex-marine se dirigió al lugar donde descansaba parte de su familia.
Cuando Gibbs llegó se sorprendió al encontrar el Mustang de su hijo aparcado cerca de la puerta de entrada del cementerio, el anciano, se bajó rápidamente del coche y fue en busca de su hijo, el anciano se sorprendió al encontrar el lugar fantasmalmente vacío, frunció el ceño, "-¡TONY!"- gritó, nada...salvo el vuelo de algunos pájaros asustados se oyó...no fue hasta cinco minutos después, cuando los ojos entrenados de francotirador del ex-marine se percataron de un gran y voluminoso bulto en el suelo, el anciano se aproximó al lugar para confirmar sus temores, Tony yacía inmóvil e inconsciente en el suelo delante de las tumbas de Shannon y Kelly. Gibbs se acercó a su hijo y palmeó suavemente su cara"-¿Tony?" -preguntó el anciano con mucha preocupación.
Nada, salvo un gran silencio neutral fue la respuesta dada al anciano...
End Notes:
Disfrutad! :)
4. by Beily
Capítulo 4.
Desde el momento en el que sus ojos registraron el gran bulto en el suelo, la vida de Jethro Gibbs, sucedía a cámara lenta. Su niño estaba tirado delante de las tumbas de sus dos chicas, y un pequeño hilo de sangre emanaba de una pequeña herida en la parte posterior de la cabeza de Tony.
-¿Tony?-Preguntó el anciano, palmeando dulcemente la cara de su hijo. Nada salvo el ruido de un grupo de pájaros asustados prendiendo el vuelo, fue devuelto a la llamada de Jethro. El anciano volvió a repetir el proceso sin éxito, con las manos temblorosas y sin dejar de lado a su hijo, Gibbs sacó su teléfono y marcó el número cuatro, en su marcación rápida, pacientemente, Gibbs esperó a que su llamada fuera respondida, tras tres pitidos, una vieja y cansada voz respondió;-Doctor Mallar.
-¿Duck?, Soy Gibbs...-Comenzó a decir, Jethro, siendo interrumpido por su viejo amigo.
-Ah, Jethro...¿Qué puedo hacer por ti, amigo mío?-Preguntó el anciano desde la otra línea telefónica.
-Duck, es Tony...lo he encontrado en el cementerio inconsciente...lo he intentado todo para que reacciones, pero no lo hace, ¿Puedes venir o debo llamar al 911?-Preguntó el más joven de los ancianos con mucha preocupación.
-Jethro, si nuestro joven amigo no ha mostrado síntomas de recuperar la consciencia, sería recomendable trasladarlo a Bestheda.- volvió a decir el anciano médico forence en la otra línea.
Jethro resaba a dios, para que su hijo recuperara la consciencia, Tony odia los hospitales, causa que se debe a la infancia del muchacho y al ser un superviviente de la Y pestis...sí Y pestis en el siglo XXI, ¿Increíble, verdad?
Afortunadamente las súplicas de Jethro fueron oídas y los ojos de Tony se abrieron lentamente,
-¿Tony? ¿Puedes oírme, hijo?- Preguntó Jethro apartando el teléfono de su oído y centrando toda su atención en su hijo.
Tony miró confundido a su alrededor, -¿D-dónde...es-estoy?-Preguntó el joven débilmente.
Jethro soltó un aliento que no sabía que había estado conteniendo, y volvió a poner el teléfono en su oído,
-¿Duck? Ha recuperado la consciencia...lo llevo a casa, te espero allí- dijo al teléfono cortándolo sin darle la oportunidad de rechistar al otro ocupante de la línea. Volvió a centrar su atención en su hijo, que actualmente tenía los ojos cerrados, de nuevo, el corazón del anciano dio un vuelco -¿Tony?-volvió a llamar el anciano con algo de susto - Vamos hijo, no es hora de dormir, abre tus ojos para mí...-Terminó de decir, volviendo a mandar una oración silenciosa al cielo.
-¿Papá?-Preguntó el joven volviendo a abrir los ojos, y haciendo una mueca cuando la poca luz que había en el campo santo disparó todas la alarmas del dolor dentro de su cabeza, síntoma muy común en una conmoción cerebral. Gibbs suspiró de alivio ante el reconocimiento de su hijo.
-Sí, hijo soy yo-sonrio levemente a su niño- Vamos, es hora de ir a casa. - Jethro ayudó a su hijo a levantarlo del suelo y suavemente cubrió con un pañuelo la herida sangrante que el muchacho tenía en su cabeza. La mente de Tony fue asaltada con los recuerdos de lo último que vio al caer en la inconsciencia, con un sobresalto miró a su padre, -¡Mamá, Kelly!- Exclamó el muchacho simplemente. Jethro miró con preocupación a su hijo. -¿Qué pasa con ellas, hijo?-preguntó el más viejo de los hombres, ayudando al joven a entrar al coche.
Tony miró a su alrededor, muy agitado, -¿Dónde están?-preguntó agarrando con fuerza la camisa de su padre.
-Tony...
xxx
Kelly quién había estado callada durante todo el camino de vuelta a casa miró a Shannon, la anciana miraba fijamente a la carretera, claramente perdida en sus pensamientos. La joven se aclaró la garganta, pero antes de tener la oportunidad de decir algo, la voz de Shannon la interrumpió.
-Sé lo que vas a decir, Kelly... y olvídalo- dijo apartando un momento la mirada de la carretera para mirar a su joven hija.
-Pero mamá tenemos que saber como está Tony-dijo la joven- Tenía muy mal color...por favor mamá-volvió a decir la joven, esta vez sollozando.
-No Kelly, dije que no y punto...ya te dije que no teníamos ningún derecho a entrometernos en la vida de los chicos, de esa forma...pero no, tú no me hiciste caso y al final pasa lo que pasa- hervía de rabia Shannon, quien detenió el coche en su destino de llegada. Kelly no tuvo la oportunidad de dcir nada, su madre nunca le había gritado de esa forma, pero sabía que cuando la anciana tenía ese humor en activo no era bueno pelear con ella, con lágrimas en sus ojos, aún Kelly envió una oración silenciosa al cielo para que su hermano se encontrara bien...
xxx
-Papá, por favor tienes que creerme...mamá y Kells están vivas...por favor, papá creéme...-suplicaba aún muy agitado. El anciano quien ayudaba al joven Tony con su salida del coche, miró a su hijo con mucha más preocupación, suspirando de alivio, al ver el clásico Morgan de Ducky estacionado frente a la puerta de su casa, -Shhh, Tony tranquilo, Ducky te va a revisar...sé que te duele la cabeza, pero enseguida Ducky te va a dar algo para que se te pase- el anciano sonrió a su hijo para tranquilizarlo, ya que aún estaba muy agitado.
-Papá creéme por favor...estaban allí delante de sus tumbas...sé que es raro pero por favor creéme-Tony decía cada vez más agitado. Jethro sólo miró a su hijo, con algo de desconcierto, ¿Era esto un producto de la imaginación conmocionada de Tony? Lo que si sabía es que no podía ser real, el corazón de Jethro dio un vuelco al recordar el fatídico día en el que tuvo que decir adiós por última vez a las dos chicas más maravillosas de su vida... el anciano volvió a la realidad con el sonido del viejo médico forense, que se encontraba ante su hijo y él... -Ah, mi querido muchacho, déjame echarte un vistazo, esa herida no tiene buena pinta-dijo ayudando al joven, al que él había llegado a querer como un nieto a entrar a la casa de su viejo amigo. -Papá...es verdad, por favor, creéme ¡¿POR QUÉ NO ME CREES?!-Gritó el joven gimiendo lastimosamente. Jethro nunca había sido un hombre paciente, cualidad que siempre había demostrado en el trabajo, pero nunca en su vida personal, había tenido una paciencia inagotable con sus hijos, y en este momento lo había tenido con Tony, pero su paciencia tenía un límite, -¡BASTA YA, ANTHONY!-gritó el ex-marine como sintió su paciencia agotarse.
Tony se estremeció ante el tono de enojo en la voz de su padre, normalmente ese tono solo lo usaba en el trabajo...una memoria, que Tony creía olvidada se reprodució en el subconsciente del joven, como una mala película de terror...
Anthony DiNozzo Jr, miró al uniforme escolar que vestía, actualmente hecho todo un desastre... su padre no iba a ser feliz cuando tuviera una vista en lo que quedaba de la costosa vestimenta, el pequeño niño de ocho años sentía mariposas en su estómago con cada paso que daba hacia el despacho de su padre. Era una tradición en los varones DiNozzo-o por lo menos una tradición desde que Bella DiNozzo, esposa de Anthony Sr, y madre de Anthony Jr falleciera trágicamente dos meses atrás- se reunieran en la oficina de Sr, dónde el pequeño DiNozzo, informaría a su padre sobre su día en la escuela, mientras que el viejo disfrutaba de un caro y delicioso whisky-demasiados últimamente, para el gusto del pequeño- El pequeño Tony llamó a la puerta del gran estudio tímidamente y esperó a que la aspera voz de su padre le diera permiso para entrar.
La voz de Sr dio el paso a su hijo, este entró al estudio agachando automáticamente la cabeza, Senior dio una mirada que reflejaba odio, y decepción a su pequeño hijo, -Anthony, ¿Qué demonios ha pasado a tu uniforme escolar?-Preguntó el viejo con enojo evidente en su voz.
-Yo...yo...lo siento padre...f-fue culpa de Dylan...él...me pegó a la hora del almuerzo- respondió el pequeño derramando algunas lágrimas de su brillante ojos verdes.
Sr se sirvió otro Whisky, miró a su hijo y sintió su enojo aumentar cuando lo vio llorar, -¡BASTA YA! Eres un DiNozzo-llegando a este punto Sr, tenía cogido a su hijo de su pequeño brazo mientras le gritaba con enojo- Escúchame bien, un DiNozzo, nunca llora ¡NUNCA!-Sr, cogió su vaso de Whisky con el brazo que le quedaba libre y lo bebió de un sorbo.
-P-padre...lo siento...de...déjame expilcartelo, por favor- suplicó el pequeño intentando no llorar.
-No, no me explicarás nada...¡no creo en ti! No creo en mentirosos...-Gruñó el viejo mientras desabrochaba su cinturón, el niño intentó apartarse de su padre, pero este lo agarró utilizando mucho más fuerza de la que había empleado antes, antes de que el niño pudiera rogar una vez más, el viejo de los DiNozzo ya estaba azotando al pequeño niño con el cinturón...
Tony llevó si darse cuenta la mano hasta el lugar donde su padre lo había agarrado hace tanto tiempo, y acarició el lugar como si el agarre se hubiera producido hace unos segundos, miró a Ducky y luego a Gibbs y sintió el impulso de correr, -¡NO!-Exclamó apartándose del ex-marine, -No te acerques a mi...eres como él, eres como él- repetía una y otra vez, mientra echaba a correr.
-¡TONY! Perdoname, hijo... perdoname...
End Notes:
Estoy trabajando en el quinto capítulo. El verano es de locos, y con tanto estudiar, poco tiempo queda para escribir...ni siquiera tengo tiempo para las redes sociales,(Aún que siempre saco timpo) Estoy planeando escribir el capítulo sobre Hiatus, para los amantes de estos episodios. Prometo, escribir algo más. Disfrutad, Beily! :)
This story archived at http://www.ncisfiction.com/viewstory.php?sid=4213